Chicas Pesadas (2004) | Queen Bees & Memebees

Mean Girls (2004)

Pau.Midoriya
August 12, 2018

Películas románticas hay muchas, las llamadas chic flicks que toman como protagonista a las relaciones interpersonales y son dirigidas principalmente a un público femenino, han sido una constante en cines por sus notables éxitos en taquilla desde sus primeras apariciones por ahí de los años 50’s.

Hasta hoy hemos descubierto desde algunos bodrios, consecuencia de las ganas de vender de Hollywood, hasta joyas melosas que se quedarán en la memoria. Una de ellas, por ejemplo, es El Diario de Noah de Nick Cassavetes (2004) o la otra vertiente de las mismas, que no necesariamente incluyen en su trama tópicos de amor, tal es el caso de Devil Wear’s Prada (2006, David Frankel) que sabe llevarnos de la mano a una versión diferente a lo que una chick flick ofrece sin dejar de ser interesante.

Actualmente existen dos formas distintas de saber que una película dejó huella en la memoria cultural actual: se hacen “memes” al respecto de una escena o bien, son personajes hechos y derechos en fiestas de disfraces. Y aunque no lo creas, hay filmes que han cumplido con ambos, uno de ellos es Chicas Pesadas, un excelente referente de chick flick que con los años añeja mejor sus minutos.

Una de las razones que nos remiten a esto es la identificación que sentimos hacia personajes como Cady, interpretado por Lindsay Lohan, no por ser víctima de las circunstancias, sino porque sabemos que en la sociedad que habitamos existe gente capaz de mostrarnos diferentes caretas que con el fin de mantener su status quo desconocen o actúan con base en significados parecidos a una “ética” o “moral” adecuada.

La escuela es una jungla, eso también nos lo deja claro Mark Waters, sobrevive el más fuerte y en su haber, hay un intento constante de los poderosos por mantener cada amenaza bajo control.

Un rasgo bastante positivo y que, personalmente, me hizo enamorarme de este film fue su sinceridad al expresarse mediante sus diálogos, especialmente este del final:

"Llamarle gorda a alguien no te hará más delgada, llamarle estúpida a alguien no te volverá más inteligente y arruinarle la vida a alguien no te hará más feliz, lo único que puedes hacer en esta vida es afrontar el problema que tienes enfrente y resolverlo".

Chicas Pesadas entretiene, pone a discusión cierta visión que se tiene del mundo, divierte e inclusive causa que uno mismo se llegue a cuestionar, ¿también habré caído yo en la trampa de seguir el juego manipulador de ciertas personas?

Es interesante analizar que a pesar de contar con una interesante propuesta, Chicas Pesadas también padece de ciertos detalles como la falta de confrontación entre la protagonista y antagonista, cuya reflexión prefiere dejarse a criterio del espectador.

Descubrimos entonces que más allá de ser una chick flick con los elementos característicos cotidianos, encontramos una joya invaluable que con el paso de los años seguirá demostrando con maestría que sabe de lo que habla y, sobre todo, no le tiene miedo a encarar una cruda verdad, no solo dentro del tema del acoso escolar, sino a nivel sociedad en general, porque como menciona la querida Janis Jian: “en este mundo hay dos clases de personas que hacen el mal, las que lo ejecutan y las que lo ven y no actúan al respecto”.